¿Te gusta esto?
¡Danos un aplauso!

...o comenta sobre este tema

10 mentiras sobre los indocumentados que pensabas que eran verdad

mentiras sobre los indocumentados inmigrantes

Los rumores sobre indocumentados parecen ser muy comunes, sobre todo en el 2018. De hecho, resulta difícil creer que en este año todavía existen personas que no reconocen el impacto que los inmigrantes indocumentados tienen en la economía del país, así que hemos decidido desmentir muchos rumores con nuestra guía: 10 mentiras sobre los indocumentados que pensabas que eran verdad.

10 mentiras sobre los indocumentados que la gente cree erróneamente

A continuación, te presentamos varias ideas erradas esparcidas frecuentemente sobre los inmigrantes, acompañadas con información para ayudarte a ti y a tus conocidos a separar los hechos de las mentiras.

1. La mayoría están ilegalmente

Recibe consejos y todo lo que debes saber sobre inmigración en tu correo electrónico:

Con mucha controversia alrededor del asunto de los indocumentados o “ilegales”, es fácil pasar por alto el hecho de que la mayoría de las personas nacidas en el extranjero que viven en los Estados Unidos han seguido las reglas y tienen permiso para vive en USA.

De los más de 41 millones de personas nacidas en el extranjero viviendo en los Estados Unidos en 2013, cerca de 30 millones son ciudadanos naturalizados, residentes permanentes y residentes legales.

Once millones son indocumentados. De aquellos que no tenían autorización para estar en el país, cerca del 60% entró legalmente en el país y sus visas expiraron.

2. Es tan fácil entrar legalmente al país hoy en día como en el pasado

En sus primeros 100 años de historia, los Estados Unidos tuvo un sistema de inmigración abierta que permitió a cualquier inmigrante capacitado físicamente entrar.

El mayor obstáculo con el que se encontraron los inmigrantes era simplemente cómo viajar a Estados Unidos. Incluso algunos recurrieron a venderse a sí mismos como servidumbre para trabajar de eso.

Hoy en día, hay muchas más reglas sobre quién puede entrar al país y cómo hacerse residente legal. Bajo la política actual, muchos de los antepasados inmigrantes que llegaron entre 1790 y 1924, no tendrían permitida su entrada y residencia hoy en día.

3. Cualquier persona puede entrar a Estados Unidos legalmente

Es importante investigar y conocer las reglas para entrar a Estados Unidos legalmente y poder trabajar y vivir en USA. Hoy en día, sencillamente no existe ninguna oportunidad para muchas personas que son realmente pobres y con muy pocas habilidades para esperar y obtener una residencia permanente en Estados Unidos.

Generalmente, ganarse el permiso para vivir y trabajar en los Estados Unidos u obtener la famosa Green Card está limitado a las personas que:

  1. Están altamente calificadas en un oficio que se encuentra en déficit en el país y el trabajo está siendo ofrecido por empleadores estadounidenses
  2. Personas escapando de persecuciones políticas
  3. Personas que esperan reunirse con familia cercana que ya tenga residencia legal en el país
  4. Ganadores de la lotería de la Green card

4. Los indocumentados se niegan a aprender inglés

Pregúntale a una persona mayor cuánto le tomó para dejar de usar su lengua materna. También resulta curioso mencionar que los primeros grupos de indocumentados mantuvieron su cultura ferozmente.

Cuando los Estados Unidos entró en la primera Guerra Mundial (en 1917), habían cerca de 700 periódicos para hablantes de alemán. Aunque la inmigración alemana tuvo su pico más alto en la década de 1870.

Aunque los inmigrantes de hoy en día pueden hablar su primera lengua en casa, la mitad de esos mayores a cinco años hablan inglés bastante bien, de acuerdo con la investigación por el independiente, y sin afiliación política, Instituto de Políticas Migratorias.

La demanda para la instrucción de inglés como segunda lengua para adultos en los estados unidos supera en creces las clases disponibles.

5. Los indocumentados no se “americanizan”

Recomendamos investigar a los interesados qué significa “americanizarse” o adaptar el modo de vivir de la sociedad americana. Cerca de 655 mil personas se volvieron ciudadanos naturalizados durante el año pasado. El decir que los inmigrantes no se “americanzan” es otra de las mentiras sobre los indocumentados.

Ellos tuvieron que superar obstáculos como llegar al país, conseguir un trabajo, sobreponerse a las barrares del lenguaje, pagar cuotas de naturalización, lidiar con una famosa y lenta burocracia inmigratoria y tomar un examen escrito de ciudadanía. Esto no es algo que se tome a la ligera para volverse americano.

De hecho, el requisito de dominar el idioma inglés para hacerse ciudadano parece ser algo relativamente nuevo. La primera generación de inmigrantes se enfrentó con el inglés y no lo aprendió. La segunda era bilingüe y la tercera no podía hablar con sus abuelos.

En cualquier caso, la asimilación hoy en día es más rápido que en cualquier momento de nuestro pasado, principalmente por la educación pública y los medios de comunicación, así como las facilidades para aprender inglés

6. Los inmigrantes les quitan los trabajos a los estadounidenses

Antes de contestar, es importante conocer qué clase de trabajos realizan los inmigrantes indocumentados actualmente. De acuerdo con el Instituto de Políticas Inmigratorias (un grupo sin afiliación a partidos políticos), las investigaciones indican que existe poca relación entre el trabajo de los inmigrantes y las tasas de desempleo en los trabajadores nativos.

En los Estados Unidos, dos tendencias (una mejor educación y una población mayor) han resultado en un descenso en el número de americanos que quieren o están disponibles para tomar trabajos que paguen poco.

De acuerdo con la Oficina de Estadísticas de Trabajos de Estados Unidos, cerca de 26 millones de personas nacidas en el extranjero, o 17% de la fuerza laboral del país, trabajó en Estados Unidos en el año pasado.

Es más probable que estos trabajadores fueran contratados por la industria de servicios, mientras que los trabajadores nativos tienen mayor probabilidad de mantenerse en trabajos de gerencia, profesionales, ventas y oficina.

Para llenar el vacío de trabajadores americanos poco aptos, los empleadores regularmente contratan trabajadores indocumentados. Una de las consecuencias, desafortunadamente, es que es más fácil para empleadores sin escrúpulos explotar esta fuente de trabajo y pagarles mucho menos a los inmigrantes, no ofrecerles los beneficios e ignorar las leyes de seguridad laboral.

Desde un punto de vista económico, los americanos se benefician, relativamente, de precios bajos en la comida y otros bienes producidos por el trabajo de inmigrantes indocumentados.

7. Los indocumentados aumentan el crimen

Muchos dicen esto, pero realmente no es cierto. Nacionalmente, desde 1990 hasta el 2015, las tasas de crímenes violentos bajaron casi 45% y los crímenes de propiedad cayeron cerca de un 42%, incluso cuando el número de indocumentados ha sido de más del triple.

De acuerdo con la fundación  America’s Majority Foundation, las tasas de criminalidad desde 1999 hasta el 2006 fueron las más bajas en estados con el mayor número de crecimiento inmigratorio.

Durante ese período, el número total del crimen cayó un 14% en los 19 estados con más inmigrantes, comparado con solo un 7% en los otros 31.

La verdad es que, las personas nacidas en el extranjero en Estados Unidos, aunque sean ciudadanos naturalizados, residentes permanentes o indocumentados, son encarcelados en un número mucho menor que los nacidos en Estados Unidos, de acuerdo con el Instituto Nacional de Correcciones.

8. Los indocumentados no pagan impuestos

Para responder esto antes se debe conocer cómo funciona el sistema de impuestos, así como los tipos de impuestos más comunes: income tax y sales tax.

Los inmigrantes indocumentados pagan impuestos cada vez que compran combustible, ropa o nuevos aparatos. Ellos también contribuyen con los impuestos de propiedad, la principal fuente de recaudación para escuelas, cuando compran o rentan una casa, o alquilan un apartamento.

La Administración Estadounidense de Seguridad Social estimó que, en el año 2016, los indocumentados, y sus empleadores, pagaron 13 billones de dólares en impuestos sobre la nómina por beneficios que dichos inmigrantes nunca recibirán.

Lo curioso es que, a pesar de pagar estos impuestos, los indocumentados pueden recibir educación pública y algunos cuidados médicos de emergencia, pero no son elegibles para programes como welfare ni ayuda de comida (food stamps).

9. Estados Unidos está siendo invadido por indocumentados como nunca antes

Esta es otra de las mentiras sobre los indocumentados que muchas personas sin información repiten. Como un porcentaje de la población estadounidense, la mayor parte histórica, de hecho, vino en 1890, cuando los nacidos en el extranjero constituían cerca del 15% de la población. Para el año 2016, cerca del 13% de la población había nacido en el extranjero.

Al comienzo de la recesión en el 2008, el número de inmigrantes indocumentados llegando al país había, de hecho, ha bajado, y en los años más recientes, ese número se ha estabilizado con muy pocas variaciones.

Muchas personas acusan a los indocumentados de tener “bebés anclas”, niños que hacen que se le permita a toda la familia quedarse. De acuerdo con la Constitución de los Estados Unidos, un niño nacido en los Estados Unidos es automáticamente un ciudadano americano.

Eso es cierto. Pero, los jueces de inmigración no les permitirán a los padres quedarse en los Estados Unidos solo porque sus hijos son ciudadanos americanos.

En 2013, el gobierno federal deportó cerca de 72,410 padres nacidos en el extranjero, cuyos hijos no habían nacido en Estados Unidos. Estos niños deben esperar hasta que cumplan 21 años, antes de poder pedir la petición para que sus padres se unan a ellos en Estados Unidos.

Este proceso es largo y difícil. En realidad, no existe tal cosa como un “bebé ancla”.

10. Cualquiera que entre ilegalmente a Estados Unidos es un criminal

Esto sería igual a decir que si alguien que cruza la calle fuera del rayado, o que no actualiza el pago del parquímetro es un criminal. Un mal comportamiento es generalmente considerado un “misdemeanor” en el sistema legal estadounidense.

Las Violaciones de estas leyes menos serias son generalmente asuntos civiles y están en la responsabilidad de cortes civiles. Las personas acusadas de crímenes son juzgadas en cortes criminales y pueden ser puestas en prisión.

Entrar ilegalmente a Estados Unidos no es considerado un crimen. Es otra de las mentiras sobre los indocumentados.

Por definición, las leyes inmigratorias federales dicen que la presencia ilegal en el país es una ofensa civil y, por lo tanto, no es un crimen. El castigo es la deportación. Sin embargo, algunos estados, como Arizona, han criminalizado la presencia de los indocumentados.

Mentiras sobre los indocumentados que pensaban que eran verdad

Esperamos que estas 10 mentiras sobre los indocumentados te ayuden a estar mejor informado sobre uno de los temas que más afecta la vida diaria en Estados Unidos: la inmigración. Recuerda que, si tienes cualquier duda o pregunta, puedes dejarnos un comentario y te ayudaremos a salir de tu inquietud.

¿Es verdad que los indocumentados quitan los trabajos? ¿Los inmigrantes indocumentados son criminales? Queremos saber tu opinión. Si tienes alguna opinión sobre alguna de estas mentiras sobre los inmigrantes indocumentados, déjanos un comentario en la parte de abajo.

Relacionados

Deja un comentario

  Suscribir  
Notificar de: