¿Te gusta esto?
¡Danos un aplauso!

...o comenta sobre este tema

5 mitos de inmigración que creías que eran verdad

El presidente de Estados Unidos está tomando acciones ejecutivas para proteger a millones de inmigrantes ilegales de la deportación. Ha costado que este plan cale en las personas americanas, especialmente con el nuevo congreso controlado por los republicanos. Sin embargo, varios expertos concuerdan que algunos argumentos en contra de la inmigración están basados en información errónea. Por eso te mostramos 5 mitos de inmigración que creías que eran verdad

5 mitos de inmigración que creías que eran verdad

mitos de inmigración

Mito # 1: Los inmigrantes no pagan impuestos.

Los inmigrantes ilegales si pagan impuestos estadounidenses. Colectivamente, para el año 2010, los inmigrantes ilegales pagaron un estimado de 10,6 billones de dólares en impuestos a la localidad y al estado, de acuerdo con el Instituto de Recaudación de Impuestos y Políticas Económicas  (ITEP, en inglés), que es una organización que se dedica a realizar investigaciones sobre asuntos de las políticas tributarias.

Las contribuciones varían según el estado. En Montana, los inmigrantes ilegales contribuyeron con 2 millones de dólares. En California, fue más de 2,2 billones de dólares. ITEP afirma que en promedio, ellos pagan 6,4% de sus ingresos en impuestos locales y estatales.

En 2007 la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO, en inglés), reportó sobre el impacto de los inmigrantes ilegales en los presupuestos de gobiernos locales y estatales, citaron a las figuras de Servicios de Impuestos Internos estadounidenses mostrando que un 50% hasta un 75% de los cerca de 11 millones de inmigrantes no autorizados en Estados Unidos archivan y pagan impuestos por ingresos cada año.

Un análisis de la Oficina de Presupuesto del Congreso del año 2013, del proyecto de ley bipartidista fallado introducido para la denominada “banda de los 8”, que habría creado una manera al estatus legal para muchos inmigrantes ilegales, descubrió que aumentar la inmigración ilegal aumentaría los gastos del gobierno en créditos fiscales reembolsables, Medicaid y subsidios de seguros de salud, entre otros beneficios federales. Pero eso también crearía mucha más ganancia por impuestos sobre la renta y nóminas.

Eso podría reducir los déficits por lo menos por 175 billones de dólares en los primeros 10 años, y al menos 700 billones de dólares en la segunda década.

Recibe consejos y todo lo que debes saber sobre inmigración en tu correo electrónico:

ITEP estima que permitir a ciertos inmigrantes que se queden en el país y trabajen legalmente podría aumentar la recaudación fiscal hasta 2 billones de dólares al año.

Mito #2: Los inmigrantes no aportan al Social Security

La verdad es que los inmigrantes ilegales contribuyen más en impuestos de nóminas de lo que ellos alguna vez consumirán en beneficios públicos.

De acuerdo con la Administración de la Seguridad Social (SSA, en inglés), inmigrantes no autorizados, que no son elegibles para recibir beneficios del Seguro Social, han pagado, en la década pasada, la exorbitante cantidad de 100 billones de dólares para financiar la Seguridad Social.

“Están pagando un estimado de 15 billones de dólares para la Seguridad Social con la intención de nunca recibir beneficios”, Dijo Stephen Goss, jefa actuaria del SSA. “Sin el estimado de 3.1 millones de inmigrantes ilegales pagándole al sistema, la Seguridad Social hubiese entrado en un déficit persistente de recaudación de impuestos para realizar los pagos desde el 2009”, manifestó.

Mientras la generación de los baby boomers envejece y se retira, los trabajadores inmigrantes son la calve para mantener la Seguridad Social y contrarrestar los efectos de la disminución de los nacidos americanos pagando al sistema, afirma Goss.

Sin los inmigrantes, la Junta Administrativa de la Seguridad Social, proyecta que el sistema dejaría de pagar todos los beneficios prometidos para el año 2037.

Mito #3: Los inmigrantes vacían el sistema

Los inmigrantes ilegales no califican por cupones de comida, ni de bienestar, ni Medicaid, y muchos otros de los beneficios públicos. Muchos de estos programas requieren pruebas de un estatus de inmigración legal y bajo la ley de bienestar de 1996, incluso los inmigrantes legales no pueden recibir estos beneficios hasta que ellos hayan estado en los Estados Unidos por más de 5 años.

Los inmigrantes adultos y niños que son ciudadanos son aproximadamente un 25% menos probables que sean inscritos en Medicaid más que sus equivalentes pobres nativos americanos. También son un 37% menos probable de recibir cupones de comida, de acuerdo con un estudio del año 2013 del Instituto Cato.

Los niños ciudadanos de inmigrantes ilegales, comúnmente referidos de manera peyorativa como “bebés anclas”, sí califican para los beneficios sociales. También, inmigrantes sin documentos son elegibles para recibir educación escolar y ayuda médica de emergencia. Actualmente, el hogar promedio de inmigrantes ilegales paga 14 mil 387 dólares, de acuerdo con el reciente reporte de la Fundación The Heritage Foundation. Pero en su reporte de “mitos e inmigración” del 2013, reportaron que la Cámara de Comercio estadounidense dicen que la mayoría de los economistas ven el proveer estos beneficios como una inversión para el futuro, cuando estos niños se vuelvan trabajadores y pagadores de impuestos.

Un reporte de la CBO sobre la Ley de Reforma Integral de Inmigración de 2007 concluyó que una manera para la legalización de los inmigrantes sería aumentar las ganancias federales en 48 billones de dólares.

Tal plan haría que el uso de servicios públicos se incrementara en 23 billones de dólares, sin embargo, últimamente, esto produciría un excedente de 25 billones de dólares para las arcas del gobierno, afirma la CBO.

Mito #4: Los inmigrantes le quitan empleos a los estadounidenses

La economía americana necesita trabajadores inmigrantes.

La creencia de que los inmigrantes quitan puestos de trabajo, que de otra manera pueden ser llenados por los estadounidenses que trabajan duro, ha sido disputada por un número abrumador de los estudios de investigación económica y de datos.

Eliminar a los aproximadamente 8 millones de trabajadores no autorizados en Estados Unidos no crearía automática 8 millones de vacantes para los americanos desempleados, explica Daniel Griswold, Director del Centro de Estudios para Comercio Políticos del Instituto Cato, en su testimonio del 2011 ante el Subcomité de Política de Inmigración y Control de la Cámara Judicial.

La razón, de acuerdo con la Cámara de Comercio de Estados Unidos, es doble. Por un lado, eliminar millones de trabajadores ilegales de la economía también eliminaría millones de consumidores de emprendimiento y pagadores de impuestos. La economía, de hecho, perdería trabajos. En segundo lugar, los trabajadores nacidos en Estados Unidos y los trabajadores inmigrantes tienden a tener diferentes habilidades que comúnmente se complementan mutuamente.

De acuerdo con Griswold, los inmigrantes, independientemente de su estatus, llenan el creciente vacío entre los empleos que requieren pocas habilidades, que están en expansión, y el reducido número de nativos americanos que quieren tomar esos trabajos.

Al facilitar el crecimiento de sectores como las ventas al menor, agricultura, jardinería, restaurantes y hoteles, los inmigrantes con pocas habilidades han permitido que esos sectores se expandan, atrayendo inversión, y creando trabajos para los de clase media en gerencia, diseño e ingeniería, administración, mercadeo y otras áreas que emplean a ciudadanos estadounidenses.

Sindicatos de Estados Unidos apoyan la acción ejecutiva del presidente. “Desde hace mucho tiempo, nuestro dañado sistema de inmigración ha permitido a empleadores bajar los salarios y las condiciones de trabajo en nuestro país”, expresa la Federación de Organizaciones Laborales (AFL-CIO) en su sitio web. “La peor parte se la llevan los nacidos por trabajadores inmigrantes, quienes se enfrentar a las altas tasas de robo en salarios, acoso sexual, la muerte y lesiones en el lugar de trabajo”.

Mito #5: El sistema de inmigración ya es eficiente

Muchos americanos quieren que los inmigrantes entren legalmente al país.

Sin embargo, bajo las actuales leyes migratorias, hay muy pocas opciones para la inmigración legal, los costos son altamente prohibitivos y la espera por cualquier tipo de estatus puede ser larga y frustrante.

De acuerdo con el Departamento de Estado, la “fila migratoria imaginaria” ya tiene a 4.4 millones de personas en espera y dependiendo del tipo de visa buscada y el país de origen, la espera puede ser de años hasta de décadas. En algunos países, tales como Filipinas y México, ha habido personas esperando cerca de 20 años por la aprobación de una visa patrocinada por la familia.

Los inmigrantes pueden llegar a Estados Unidos legalmente si son patrocinados por un empleador o un miembro de la familia, ellos pueden entrar al país como refugiados, o pueden recibir algunos de los selectivamente distribuidos visados profesionales o de diversidad. El programa de lotería de visas hace que estén disponibles 55 mil Green Cards para personas con bajas índices de inmigración a Estados Unidos.

De acuerdo con el Departamento de Estados, los precios para obtener una visa permanente en Estados Unidos pueden ir desde el rango de 200 a 700 dólares, sin incluir gastos legales. Además, hay visas que requieren cuotas que limitan la inmigración de un país determinado.

En algunos países pobres y gobernados por la violencia, o en los casos donde los padres son separados de sus niños, los inmigrantes dicen que la espera es inaguantable, lo que hace que varios recurran a cruzar la frontera ilegalmente.

Ese viaje puede ser caro y mortal.

Los contrabandistas cobran entre 3 mil hasta más de 70 mil dólares, dependiendo del país de origen, el modo de transporte y la distancia recorrida, de acuerdo con el Proyecto de Migración Mexicana, un esfuerzo de investigación multidisciplinar entre los investigadores en México y los Estados Unidos.

Muchos no lo logran. De acuerdo con registros federales, más de 6 mil inmigrantes han muerto cruzando la frontera sur desde 1998.

Mitos de inmigración: Opiniones

Esto son solo uno de los mitos de inmigración que muchas personas piensan que son verdad. Comparte tu opinión en la parte de abajo y cuéntanos que otros mitos de inmigración has escuchado que no son verdad.

Relacionados

¿Tienes preguntas? ¡Hablemos!

  Suscribir  
Notificar de: